facebook
Los pedidos realizados antes de las 14:00 horas se envían inmediatamente | Envío gratuito a partir de 80 EUR

Protector solar para bebés: Cómo proteger la piel sensible de los más pequeños

Los días de verano invitan a las excursiones en familia y a permanecer al aire libre. Aunque el sol nos aporta la importante vitamina D, sus rayos pueden ser muy peligrosos para la sensible piel joven de los bebés. Por eso es fundamental no olvidarse de un protector solar de buena calidad específicamente diseñado para bebés.

Por qué es importante proteger la piel de los bebés

Los bebés tienen una piel especialmente sensible y más susceptible a los daños de los rayos ultravioleta que la piel de los adultos. Su piel es más fina y menos capaz de defenderse de los efectos nocivos de la luz solar, lo que aumenta el riesgo de quemaduras solares. Estas quemaduras no sólo causan dolor e incomodidad, sino que también pueden aumentar significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades de la piel, incluido el melanoma, en la edad adulta.

Por eso es sumamente importante proteger la piel de los bebés del sol, no sólo utilizando bloqueador solar adecuado, sino también con trajes de sombra, sombreros y otras barreras físicas. Proteger la piel de los bebés de los rayos UV es un paso clave para mantener su salud y prevenir daños a largo plazo.

Por eso, es importante que los bebés se protejan bien del sol.

Entonces, ¿se debe permitir que los bebés y los niños tomen el sol?

La exposición al sol de los bebés debe ser muy limitada, si es que se permite. Los médicos y pediatras suelen recomendar que los bebés menores de seis meses no se expongan a la luz solar directa. Para los bebés mayores, si la exposición al sol es inevitable, es esencial utilizar barreras físicas como sombreros de ala ancha, ropa protectora y sombrillas para el cochecito. Las cremas solares sólo deben utilizarse como protección complementaria, y los productos específicamente diseñados para bebés que proporcionen protección de amplio espectro y tengan un SPF elevado.

La exposición de los bebés al sol debe regularse cuidadosamente para evitar daños en su sensible piel. La exposición directa al sol, especialmente durante las horas más intensas entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, debe reducirse al mínimo. En su lugar, los niños deben llevar ropa protectora, como mangas largas, sombreros de ala ancha y gafas de sol. Si la exposición al sol es inevitable, es importante utilizar protectores solares de alto FPS adecuados para niños y que proporcionen protección de amplio espectro.

SPF, que significa "Factor de Protección Solar", es una medida que muestra el nivel de protección que proporciona un protector solar frente a los rayos UVB. La radiación UVB es una de las principales causas de las quemaduras solares y puede contribuir al desarrollo del cáncer de piel. El número de FPS muestra el tiempo que una persona puede permanecer al sol sin quemarse, en comparación con el tiempo que tardaría la piel en quemarse sin protección. Puedes leer más sobre el FPS en nuestro artículo Qué es el FPS

Cómo elegir el protector solar adecuado para el bebé

A la hora de elegir crema solar para el bebé, es esencial escoger un producto que sea seguro y suave con su delicada piel. Busca cremas especialmente formuladas para la piel del bebé y que tengan protección de amplio espectro (protege tanto de los rayos UVA como de los UVB) con un valor de FPS (ver más abajo) igual o superior a 30. Muchas cremas solares para niños tienen un FPS de 50. Es importante que la crema no contenga sustancias químicas potencialmente nocivas como parabenos, ftalatos, oxibenzona o avobenzona.

Prefiera las cremas con filtros minerales como el óxido de zinc o óxido de titanio, que permanecen en la superficie de la piel y reflejan la luz solar en lugar de penetrar en ella. Evita siempre las cremas con perfume o alcohol, que pueden irritar la piel del bebé. Por último, asegúrate de probar el producto en una pequeña zona de la piel del bebé antes de usarlo por primera vez para asegurarte de que no se produce ninguna reacción alérgica.

Las cremas hidratantes para la piel del bebé pueden ser muy útiles.

Hay muchos productos en el mercado, e incluso en nuestra e-shop encontrarás protectores solares para bebés con un alto porcentaje de ingredientes naturales orgánicos.

Cómo aplicar correctamente el protector solar

La correcta aplicación de la crema solar sobre el cuerpo del bebé es clave para proteger eficazmente su delicada piel. La crema debe aplicarse uniformemente en todas las partes del cuerpo del bebé expuestas al sol, como la cara, las orejas, las manos y los pies. Asegúrate de que la crema se aplica en cantidad suficiente y aplícala al menos entre 15 y 30 minutos antes de exponer al bebé al sol, lo que permitirá que se absorba en la piel.

Es importante renovar la crema con regularidad, especialmente después del baño, de sudar o si se limpia al bebé con una toalla. No olvides nunca las zonas que pueden pasarse por alto fácilmente, como la parte posterior de las orejas o entre los dedos de los pies y de las manos, para asegurarte de que la protección sea lo más completa posible.

Cuidado con la piel.

Aunque elegir el protector solar adecuado y asegurarse de que la piel de su bebé está adecuadamente protegida puede ser un reto, es un paso necesario para garantizar su salud y seguridad. Utilizando el protector solar correctamente y tomando precauciones adicionales, podrás disfrutar de los días soleados sin preocupaciones.

Sdílet:
Categoría
Top